Intervención de Cuba sobre la cuestión colonial de Puerto Rico durante Seminario Regional de Descolonización del Pacífico. Bali, Indonesia, 24-26 de mayo de 2023.

Intervención de Cuba sobre la cuestión colonial de Puerto Rico durante Seminario Regional de Descolonización del Pacífico. Bali, Indonesia, 24-26 de mayo de 2023.

Señora Presidente:

Aprovecho esta oportunidad para agradecer la presencia de los expertos y la labor que han realizado durante tantos años exponiendo a la comunidad internacional la situación colonial de los territorios que caso a caso hemos tenido la oportunidad de examinar en esta reunión.

El 25 de julio de 2023 se cumplen 125 años de la intervención de los Estados Unidos de América en Puerto Rico. Sin embargo, tantos años de dominio colonial no han sido suficientes para arrebatarle al pueblo de Puerto Rico su cultura, su identidad y sus sentimientos nacionales. Por sí solo, ello demuestra la vocación de independencia arraigada en ese hermano pueblo.

Este 2023 se cumplirán 51 años desde la adopción de la primera resolución sobre la cuestión colonial de Puerto Rico. A pesar de ello y de los  múltiples esfuerzos desplegados por Comité, el pueblo de Puerto Rico continúa sin poder ejercer su legítimo derecho a la genuina autodeterminación.

Estados Unidos de América, la potencia colonial, trata por todos los medios de afianzar su dominio económico, político y social sobre este hermano pueblo latinoamericano y caribeño.

Ya suman 40 resoluciones o decisiones sobre el tema adoptadas por el Comité. En todas y cada una de esas resoluciones y decisiones, se ha reafirmado el derecho inalienable del pueblo de Puerto Rico a la libre determinación y a la independencia, de conformidad con la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Para Cuba, la presentación de la resolución sobre Puerto Rico en el Comité Especial de Descolonización, es muestra de su compromiso histórico con el hermano pueblo de Puerto Rico y con sus patriotas, que a lo largo de varios siglos han dado conmovedores ejemplos en la lucha por la autodeterminación e independencia.

El Estado Libre Asociado en Puerto Rico, impuesto hace más de 60 años, no fue más que una farsa y la forma encontrada por el Gobierno de los Estados Unidos para ejercer su total dominación sobre esta hermana isla antillana y enmascarar un acto de clara dominación colonial.

La farsa política montada hace más de medio siglo y denunciada por los patriotas puertorriqueños y por quienes apoyamos su causa ha sido desmontada por la Corte Suprema de los Estados Unidos, el Congreso y hasta la propia la Administración, cuando de manera clara e inequívoca señalaron que Puerto Rico carece de soberanía propia y está sujeto completamente a los poderes de Washington, o sea, es una posesión norteamericana, un territorio colonial.

Señora Presidente:

Desde nuestro último seminario a la fecha, la situación económica y social de Puerto Rico, se ha agravado. La crisis económica es implacable. Los índices de crecimiento siguen siendo negativos y el plan para reestructurar la deuda de 72 000 millones de dólares tendrá un efecto negativo en el territorio durante los próximos 40 años.

Cuba reafirma el derecho inalienable del pueblo puertorriqueño a la libre determinación y la independencia, de conformidad con la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General, y la aplicabilidad de los principios fundamentales de dicha resolución a la cuestión de Puerto Rico.

La resolución 1514 (XV) enfatiza que el derecho a la libre determinación exige la transferencia de poderes, sin condiciones, ni reservas, rechazando así la imposición de las leyes y reglamentos de la metrópoli y la subordinación económica y política, intrínseca del colonialismo, que puedan influir en los procesos electorales y de consulta, de manera tal que den al traste con la posibilidad del pueblo de tomar una decisión verdaderamente libre y basada en su bienestar e intereses.

La solución definitiva del destino de Puerto Rico, no es una cuestión interna de los Estados Unidos, incumbe al Comité Especial de Descolonización y a toda la comunidad internacional.

Es por ello que en la pasada Cumbre de la Comunidad de Estados de América Latina y del Caribe, celebrada el en enero de 2023 en Buenos Aires, las Jefas y Jefes de Estado allí reunidos, reiteraron que se trata de un asunto de alto interés para la CELAC, insistieron en el carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico y se comprometen a seguir trabajando en el marco del Derecho Internacional para poner fin rápida e incondicionalmente al colonialismo en todas sus formas y manifestaciones en la región de América Latina y el Caribe.

Señora Presidente:

La Cuestión de Puerto Rico es una situación colonial que debe ser resuelta con urgencia y de acuerdo con el mandato de la ONU. La Asamblea General de Naciones Unidas debe continuar examinando este tema de manera amplia y en todos sus aspectos y pronunciarse lo antes posible.

Cuba tiene un compromiso histórico con la libre determinación y la independencia del hermano pueblo de Puerto Rico, el cual contará invariablemente con nuestra solidaridad y nuestro compromiso con continuar defendiendo su legítimo derecho a la autodeterminación e independencia.

Muchas gracias.

Nuestros Bosques, Nuestro Legado: El Imperativo de la Conservación y la Lucha contra la Contaminación

Nuestros Bosques, Nuestro Legado: El Imperativo de la Conservación y la Lucha contra la Contaminación

En las exuberantes y frondosas laderas de Puerto Rico, yacen nuestros majestuosos bosques, fuente de vida, refugio de biodiversidad y baluarte frente a los cambios climáticos. Pero como cualquier otro ecosistema vital en nuestro planeta, nuestros bosques también se enfrentan a amenazas significativas, particularmente la contaminación por desechos y la deforestación.

Para empezar, es esencial comprender la relevancia de los bosques. No sólo son hogar de una diversidad de vida única, sino que también desempeñan un papel crucial en la regulación del clima y la purificación del aire que respiramos. Los bosques actúan como sumideros de carbono, absorbiendo dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto invernadero, y liberando oxígeno a cambio. Además, los árboles y las plantas en nuestros bosques protegen el suelo de la erosión y ayudan a regular el ciclo del agua.

Sin embargo, la contaminación por desechos en nuestros bosques se ha convertido en un problema significativo. La basura tirada de forma irresponsable no sólo mancha la belleza natural de nuestros bosques, sino que también puede ser perjudicial para la vida silvestre y la calidad del agua. Los desechos pueden contener sustancias químicas tóxicas que se filtran al suelo y a las fuentes de agua, afectando a toda la cadena alimentaria. También puede provocar la proliferación de plagas y enfermedades. Por esta razón, debemos ser firmes en nuestra denuncia de la contaminación por desechos en nuestros bosques y debemos educar a nuestras comunidades sobre la importancia de deshacerse correctamente de la basura.

Más allá de la basura, la deforestación es una amenaza significativa para nuestros bosques. Ya sea debido a la tala ilegal o al desarrollo urbano y agrícola, la pérdida de bosques significa la pérdida de hábitats críticos para la vida silvestre, la reducción de nuestra capacidad para absorber carbono y un aumento en la erosión del suelo. Necesitamos políticas más fuertes para proteger nuestros bosques, así como esfuerzos de reforestación para restaurar las áreas que ya se han perdido.

Nuestros bosques son más que un mero conjunto de árboles. Son nuestro legado, nuestro refugio, y una parte esencial de la vida en Puerto Rico. Debemos actuar de manera responsable y asegurarnos de que nuestras acciones no comprometan la salud y la belleza de estos ecosistemas vitales. No sólo para nosotros, sino para las futuras generaciones que heredarán esta preciosa isla.

Recordemos siempre: no heredamos la tierra de nuestros antepasados; la tomamos prestada de nuestros hijos. Proteger nuestros bosques es, en última instancia, proteger nuestro futuro.

Nuestros Bosques, Nuestro Legado: El Imperativo de la Conservación y la Lucha contra la Contaminación

En las exuberantes y frondosas laderas de Puerto Rico, yacen nuestros majestuosos bosques, fuente de vida, refugio de biodiversidad y baluarte frente a los cambios climáticos. Pero como cualquier otro ecosistema vital en nuestro planeta, nuestros bosques también se enfrentan a amenazas significativas, particularmente la contaminación por desechos y la deforestación.

Para empezar, es esencial comprender la relevancia de los bosques. No sólo son hogar de una diversidad de vida única, sino que también desempeñan un papel crucial en la regulación del clima y la purificación del aire que respiramos. Los bosques actúan como sumideros de carbono, absorbiendo dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto invernadero, y liberando oxígeno a cambio. Además, los árboles y las plantas en nuestros bosques protegen el suelo de la erosión y ayudan a regular el ciclo del agua.

Sin embargo, la contaminación por desechos en nuestros bosques se ha convertido en un problema significativo. La basura tirada de forma irresponsable no sólo mancha la belleza natural de nuestros bosques, sino que también puede ser perjudicial para la vida silvestre y la calidad del agua. Los desechos pueden contener sustancias químicas tóxicas que se filtran al suelo y a las fuentes de agua, afectando a toda la cadena alimentaria. También puede provocar la proliferación de plagas y enfermedades. Por esta razón, debemos ser firmes en nuestra denuncia de la contaminación por desechos en nuestros bosques y debemos educar a nuestras comunidades sobre la importancia de deshacerse correctamente de la basura.

Más allá de la basura, la deforestación es una amenaza significativa para nuestros bosques. Ya sea debido a la tala ilegal o al desarrollo urbano y agrícola, la pérdida de bosques significa la pérdida de hábitats críticos para la vida silvestre, la reducción de nuestra capacidad para absorber carbono y un aumento en la erosión del suelo. Necesitamos políticas más fuertes para proteger nuestros bosques, así como esfuerzos de reforestación para restaurar las áreas que ya se han perdido.

Nuestros bosques son más que un mero conjunto de árboles. Son nuestro legado, nuestro refugio, y una parte esencial de la vida en Puerto Rico. Debemos actuar de manera responsable y asegurarnos de que nuestras acciones no comprometan la salud y la belleza de estos ecosistemas vitales. No sólo para nosotros, sino para las futuras generaciones que heredarán esta preciosa isla.

Recordemos siempre: no heredamos la tierra de nuestros antepasados; la tomamos prestada de nuestros hijos. Proteger nuestros bosques es, en última instancia, proteger nuestro futuro.

En las exuberantes y frondosas laderas de Puerto Rico, yacen nuestros majestuosos bosques, fuente de vida, refugio de biodiversidad y baluarte frente a los cambios climáticos. Pero como cualquier otro ecosistema vital en nuestro planeta, nuestros bosques también se enfrentan a amenazas significativas, particularmente la contaminación por desechos y la deforestación.

Para empezar, es esencial comprender la relevancia de los bosques. No sólo son hogar de una diversidad de vida única, sino que también desempeñan un papel crucial en la regulación del clima y la purificación del aire que respiramos. Los bosques actúan como sumideros de carbono, absorbiendo dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto invernadero, y liberando oxígeno a cambio. Además, los árboles y las plantas en nuestros bosques protegen el suelo de la erosión y ayudan a regular el ciclo del agua.

Sin embargo, la contaminación por desechos en nuestros bosques se ha convertido en un problema significativo. La basura tirada de forma irresponsable no sólo mancha la belleza natural de nuestros bosques, sino que también puede ser perjudicial para la vida silvestre y la calidad del agua. Los desechos pueden contener sustancias químicas tóxicas que se filtran al suelo y a las fuentes de agua, afectando a toda la cadena alimentaria. También puede provocar la proliferación de plagas y enfermedades. Por esta razón, debemos ser firmes en nuestra denuncia de la contaminación por desechos en nuestros bosques y debemos educar a nuestras comunidades sobre la importancia de deshacerse correctamente de la basura.

Más allá de la basura, la deforestación es una amenaza significativa para nuestros bosques. Ya sea debido a la tala ilegal o al desarrollo urbano y agrícola, la pérdida de bosques significa la pérdida de hábitats críticos para la vida silvestre, la reducción de nuestra capacidad para absorber carbono y un aumento en la erosión del suelo. Necesitamos políticas más fuertes para proteger nuestros bosques, así como esfuerzos de reforestación para restaurar las áreas que ya se han perdido.

Nuestros bosques son más que un mero conjunto de árboles. Son nuestro legado, nuestro refugio, y una parte esencial de la vida en Puerto Rico. Debemos actuar de manera responsable y asegurarnos de que nuestras acciones no comprometan la salud y la belleza de estos ecosistemas vitales. No sólo para nosotros, sino para las futuras generaciones que heredarán esta preciosa isla.

Recordemos siempre: no heredamos la tierra de nuestros antepasados; la tomamos prestada de nuestros hijos. Proteger nuestros bosques es, en última instancia, proteger nuestro futuro.

La Joya de Puerto Rico: Conservando Nuestras Costas y Playas

La Joya de Puerto Rico: Conservando Nuestras Costas y Playas

Como ciudadanos del magnífico paraíso que es Puerto Rico, tenemos una obligación implícita: proteger y preservar nuestra rica biodiversidad y los recursos naturales. Nuestro ecosistema único, con su extraordinaria vida marina, sus arrecifes de coral y sus espectaculares playas, es un regalo que debemos cuidar para las generaciones futuras.

Desde las playas de Flamenco en Culebra hasta las de Isla Verde en San Juan, nuestras costas y playas son la joya de la corona de Puerto Rico. Sin embargo, estas bellezas naturales están bajo constante amenaza debido a la contaminación, el cambio climático y el desarrollo urbano descontrolado.

Primero, se necesita una mayor conciencia sobre la importancia de mantener nuestras playas limpias. La basura y los desechos que dejamos en nuestras playas no solo dañan la belleza natural, sino que también representan un peligro grave para la vida marina. Necesitamos campañas de educación ambiental más efectivas para enseñar a los residentes y turistas por igual la importancia de mantener nuestras playas limpias y seguras.

Además, los desechos plásticos son un problema particularmente grave que debemos abordar. Se deben implementar medidas más estrictas para reducir el uso de plásticos de un solo uso y fomentar el reciclaje. Las empresas locales también deben desempeñar un papel en esta iniciativa, buscando alternativas al plástico y adoptando prácticas de producción más sostenibles.

En segundo lugar, el desarrollo urbano desenfrenado en las costas ha llevado a la erosión de playas y la pérdida de hábitats críticos. Necesitamos políticas de planificación urbana más sostenibles que equilibren la necesidad de desarrollo con la protección de nuestras costas y playas. Esto puede incluir la creación de zonas de amortiguamiento alrededor de las áreas de playa, la protección de los manglares y la prohibición de construcciones en ciertas áreas.

Finalmente, el cambio climático es quizás la mayor amenaza a largo plazo para nuestras playas. El aumento del nivel del mar y las tormentas más fuertes amenazan con inundar nuestras costas y causar daños incalculables. Para combatir esto, debemos hacer todo lo posible para reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarnos a los cambios que ya están en marcha.

Como habitantes de Puerto Rico, tenemos el deber de proteger y preservar nuestras playas para las generaciones futuras. Es un esfuerzo que requiere la cooperación de todos nosotros: ciudadanos, empresas y gobierno. Juntos, podemos asegurar que nuestras playas permanezcan como las joyas brillantes que son hoy.